Las cancelaciones de vuelos por averías: otra obligación para las compañías aéreas para indemnizar a los pasajeros

Maria Montealegre Moya

En primer lugar, debemos conocer que los derechos de los pasajeros, están regulados por el Reglamento Europeo (CE) 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero, por el que se establecen las normas comunes sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso de los vuelos, actualmente en vigor y que derogó el previamente vigente Reglamento (CEE) núm. 295/1991. Y que todo pasajero tiene derecho a una compensación económica si se encuentra en una de las situaciones anteriores.

En caso de cancelación de un vuelo, la compañía aérea está obligada a prestar asistencia a los pasajeros afectados y a pagarles una compensación de entre 250 y 600 euros, en función de la distancia.

Sin embargo, no está obligado a pagarla si puede demostrar que la cancelación se debió a circunstancias extraordinarias que no podrían haberse evitado incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables. Y como ya conocemos, es reiterada jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en adelante TJUE), que venía contemplando que los problemas técnicos pueden incluirse entre las circunstancias extraordinarias.

No obstante, de vital importancia es la sentencia de fecha 17 de septiembre de 2.015 (asunto C-257/14), del TJUE que ha establecido que los transportistas aéreos sí quedan obligados a indemnizar a los pasajeros por cancelación de vuelo o grandes retrasos, aun cuando dicha cancelación fuera a consecuencia de problemas técnicos (reparación o cambios de piezas defectuosas). No obstante, pueden quedar exonerados algunos problemas técnicos, derivados en particular de vicios ocultos de fabricación que afecten a la seguridad de los vuelos, o de actos de sabotaje o terrorismo.

Las circunstancias que acompañan al surgimiento de esos problemas sólo pueden calificarse de “extraordinarias” cuando guarden relación con un acontecimiento que no sea inherente al ejercicio normal de la actividad del transportista aéreo de que se trate y escape al control efectivo de éste.
El TJUE señaló en la sentencia referida anteriormente, que cuando una avería esté provocada por la deficiencia prematura de algunas piezas, aunque esto constituya un suceso imprevisto, está intrínsecamente ligado al funcionamiento del aparato y no escapa al control de la compañía, por lo que no puede considerarse una circunstancia extraordinaria que exima de la indemnización.

Por tanto, aquellos pasajeros que sufran en sus vuelos, retrasos, cancelaciones o denegaciones de embarque, sepan que tienen derecho a reclamar compensaciones en un plazo de dos años y si la compañía aérea alega problemas técnicos, debe atenderse al caso en concreto para determinar si estamos ante una circunstancia extraordinaria o no que exima a la compañía aérea de su responsabilidad.

Para cualquier consulta sobre este u otros temas puede contactar con nosotros aquí.

Etiquetas: Evento

Especialista en derecho internacional y en comercio exterior.

Maria integra el equipo de práctica internacional de la firma, desarrollando su actividad habitual en el ámbito del derecho privado y en operaciones de corporate.

Es Licenciada en Derecho, Máster en instituciones de la Unión Europea por el Instituto Europeo de Bilbao, y Máster en Comercio Exterior por la Universidad Carlos III de Madrid.

María habla inglés con fluidez y ha iniciado el estudio del idioma chino mandarín, en el que actualmente posee el nivel HSK2.

Es miembro del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid desde el año 2013.